Todos utilizamos varios servicios de Google de forma inevitable: buscamos (más bien: googleamos), usamos su correo, nos posiciona en su mapa… a cambio le damos nuestra información. Saben qué buscamos, qué nos envían y dónde estamos. Y ahora vienen más: Allo, Duo… ¿es un camino sin vuelta atrás?