Tras hablaros de la creación del Imperio Romano la temporada pasada, era inevitable continuar con este tema apasionante y lleno de personajes ambiciosos, poderosos, traicioneros y gloriosos. A través de los últimos siglos de la hegemonía romana, repasamos los hechos y personajes fundamentales de la mano de Dani Purroy (@coronel_dubov), nuestro experto en lo relativo a todo lo romano.

Playlist de este programa

  • Astérix y Obélix contra César – BSO de la película
  • Tuvan Throat Singing
  • Here Comes the Rain Again – Eurythmics
  • Maravilloso podcast. Añado una recomendación por mi parte (creo que no la incluisteis, si es así perdón por el lapsus): la trilogía de Trajano de Santiago Posteguillo. Que incluye una amplia cobertura de Domiciano y de la legión perdida de Craso. No es tan buena, para mi gusto, como la anterior dedicada a Escipión, pero sigue siendo interesantísima.

  • Carlos Garcia Perez

    Alarico no trató nunca de dominar sobre Arcadio sino que lo que le exigió fue el título de Magister Militum del Ilirico, titulo que ya ostentó su tío Atanarico. Y es precisamente Estilicón, quién le promete asentarle allí con los visigodos para sacarle de Grecia y arrebatarle así esa provincia al Imperio Romano de Oriente. Además eso de que el asedio a Roma no fue tal es mentira.

    Alarico asedia 3 veces Roma, todas ellas buscando presionar al emperador para que cumpliera los pactos de asentamiento y dinero que había roto con los visigodos. Durante el primer asedio llegaron a desviar el Tíber, y eso que según Purroy no era un asedio en serio eh. Pues el rescate de la ciudad que pagaron los senadores fue cinco mil libras de oro, tres mil de plata, cuatro mil túnicas de seda, tres mil mantos de púrpura y treinta mil libras de pimienta. Los senadores le preguntaron que que les dejaba, Alarico respondió: La vida.

    Tras otras negociaciones fracasadas con Honorio, el emperador, vuelve a sitiar Roma que, incapaz de pagar otro rescate, elige a un nuevo emperador (Atalo) que le promete asentarle en África (el granero imperial), pero al negarles embarcar en Ostia es depuesto por Alarico. El tercer asedio se produce tras otras negociaciones fallidas.

    Eso de que entraron con cuidado ¿de que narices va? es mentira. Alarico volvió a sitiar Roma y entró en contacto con la familia de los Anicios, que aceptaron abrirle en secreto y a espaldas de los guardias las puertas si respetaban las basílicas cristianas, como así sucedió. Fijaos con tanto cuidado y temor entraron los godos y tan civilizado fue el saqueo que arrasaron las casas de los senadores paganos y sus templos.

    En fin, una descripción y narración muy pobre e incorrecta de un momento crucial para la antigüedad tardía. Pero poco se puede pedir a alguién que referencia a Asimov y dice (Alarico murió en el sur de una enfermedad o algo”.

    Como diría San Isidoro de Sevilla: Roma, la ciudad vencedora de todos los pueblos sucumbió vencida ante los godos triunfadores y, convertida en presa, les sirvió como esclava.

    • Hola Carlos, y gracias por escucharnos.
      Nos anotamos tu corrección sobre Alarico, del que vemos que controlas bastante. Haremos una mención a lo que nos cuentas y más la próxima vez que sigamos con los romanos.

      • Carlos Garcia Perez

        De nada, siempre es un placer escucharos, pero cuando me tocan la venita…ay.

        Siempre dispuesto a hablar sobre la antigüedad tardía y los visigodos.